Como tener una mente positiva y cumplir tus metas el 2015

Tener un tu cerebro en estado positivo hace que seas tres veces más creativo. Tener una percepción positiva puede ayudarte a hacer mejores metas y a hacer más probable su cumplimiento. Lo contrario, una mentalidad negativa causa que el cerebro se sienta amenazado, cerrándose a nuevas oportunidades. Antes de establecer tus metas, sigue estos cuatro consejos para tener un estado mental positivo:

No empieces desde cero. Cuando hagas tus metas, empieza por enlistar los logros del año anterior. “El cerebro se acelera hacia las metas que percibe está más cerca de completar”. Por la misma razón por la que los maratonistas aumentan la velocidad en el kilómetro 40, nuestros cerebros liberan químicos que nos dan más energía conforme percibimos acercarnos a la línea final. Empezar tu lista de propósitos con una hoja en blanco significa que perderás la ventaja de esos aceleradores.

Esta estrategia puede usarse diariamente a lo largo del año. En lugar de hacer una lista de todas las cosas que tienes que lograr en un día, comienza con las cosas que ya conseguiste y ponlas a la vista. Cuando tu cerebro ve la lista, libera los aceleradores de éxito, poniéndote en una mentalidad positiva y permitiéndote que aumentes la velocidad para el resto de las metas.

Empieza tu día con un email positivo. ¿Inicias tu día escaneando tu bandeja de entrada para encontrar los correos más urgentes? ¿Qué tan seguido son positivos estos mensajes? Para iniciar tu día con una mentalidad positiva. Al enviar estos mensajes positivos, tu cerebro inicia el día no con una amenaza, sino con una conexión social que, es la mayor predicción de felicidad.

Usa lenguaje positivo al establecer metas. Mientras que la mayoría de las personas hace resoluciones para dejar hábitos negativos como fumar o comer comida chatarra, deberíamos enfocarnos en los hábitos positivos que reemplazarán a los negativos que queremos eliminar. En lugar de hacer una resolución de evitar la vending de la oficina, proponte llevar al trabajo snacks saludables. Al cambiar el lenguaje del propósito de negativo a positivo, tu cerebro no gasta recursos lidiando con el hábito negativo, sino que usa su energía en lograr el positivo.

Enfócate en los hábitos positivos. Incorpora hábitos positivos en tu rutina diaria y experimenta los beneficios de tener una mentalidad optimista. Algunos hábitos positivos: escribir tres cosas por las que agradecer cada día, meditar y prestar atención al movimiento de tu respiración y escribir en tu agenda una experiencia positiva. Tendrán un mayor nivel de satisfacción laboral, efectividad y disminución de estrés.

Fuente: Shawn Achor, Soyentrepreneur.

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *