¿Cuál es el mejor lugar para tu negocio?

Algunos consejos para elegir la ubicación para comenzar las operaciones de tu negocio.

Tener un proyecto innovador es el inicio de todo buen emprendimiento, pero si la empresa no se ubica en un lugar estratégico, donde el público lo identifique, de nada servirá tanto trabajo. Tener en cuenta la relación ubicación – negocio exitoso, es muy importante y es uno de los puntos que la mayoría de los empresarios deja al final.

El primer paso para definir la ubicación de una empresa es realizar un estudio de mercado de la oferta inmobiliaria que existe en la zona que consideras apta para instalar el negocio.

Una vez que identifiques las diversas opciones inmobiliarias, analiza la potencialidad de esa zona, es decir, cómo son los clientes que por ahí transitan (¿cuántos años tienen, a qué se dedican, cuál es su ingreso promedio?) Durante la realización de tu plan de negocios necesitas definir estos indicadores, como parte de la evaluación de mercado.

Si elegiste operar una franquicia, la especialista en bienes raíces recomienda consultar el programa de expansión realizado por la franquicia maestra, ahí encontrarás su estrategia de crecimiento, así como la cobertura de cada unidad y los distritos donde todavía hay posibilidad de abrir el negocio.

¿Cuáles son los indicadores más favorables respecto a tráfico peatonal? Si transitan alrededor de 1,500 personas por hora se trata de un buen lugar, pero cuando la cifra es menor a 750 personas que equivalen a 12 por minuto, la zona no es muy recomendable.

En cuanto a ubicación, generalmente el final de la calle o la esquina son mejores porque tienen mayor visibilidad. La siguiente opción es a media calle, y si te ofrecen un local más escondido, entonces no es conveniente tomarlo.

Sólo hay que buscar un lugar donde transiten muchas personas, también hay que evaluar si es de fácil acceso. Por ejemplo, los negocios que se ubican en una avenida  Central, son estratégicos para ciertos grupos de la población porque se reúnen locales de los más diversos giros. Sin embargo algunas personas prefieren no circular por ahí (por lo menos por algunas calles) porque corren el riesgo de quedarse atrapados en el tráfico y no hay muchas opciones para estacionarse, sobre todo en fines de semana.

Si hay algo de lo que se quejan las personas, es de la falta de estacionamientos, por ello es importante que tu local (sea compra o renta) cuente con uno propio. En caso de no encontrar un lugar con estas características, o si sale de tu presupuesto, busca aquel que se ubique cerca de un estacionamiento, evitando recorrer largas distancias.

Otro punto importante es elegir una zona donde haya (por lo menos a 500 metros) oficinas u otros centros comerciales. Al estar cerca de otros negocios que generen el paso de la gente, es casi un hecho que se visitará el tuyo. Evita, a menos que así lo requiera tu empresa, elegir una zona donde haya una terminal de transporte público si fuese necesario.

Otro punto vital es analizar la competencia. Haz un recorrido por las calles, avenidas o centro comercial de tu interés y anota los tipos de negocios, si hay algún parecido,  de ser así observa qué es lo que ofrecen, y si tienen un mercado cautivo.

Según el giro de tu empresa, será la decisión de ubicarte o no cerca de otro local que ofrezca un mismo servicio, considera elegir una zona segura para tus clientes y equipo de trabajo. Realiza un sondeo entre los habitantes y negocios establecidos, pídeles que te detallen cómo es un día de trabajo en ese lugar, si cuentan con alguna estación de policías o bombero cercana y qué tan frecuentes son los robos en esa zona.

Una vez reunida esta información, haz un presupuesto claro de lo que puedes invertir en el local, el costo del metro cuadrado varía, así que analiza si el pago extra se justifica, para tener más clientela. Es mejor que tu negocio se llene a su capacidad, a que ofrezca una imagen demasiado grande y sobrepasa tus necesidades.

Evalúa cada uno de los locales visitados, cuantifica el total de la población que vive o transita por ahí, y con base en sus distintos niveles de ingresos y la distribución de sus gastos, puedes determinar con cuál quedarte, piensa en cuáles cubren mejor tus necesidades. Antes de tomar la decisión, elabora un análisis minucioso de cada opción, así evitarás la pérdida de clientes que se produce al cambiar repentinamente tu negocio por no sentirte a gusto con la elección.

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *