Mejora el desempeño de tu empresa

Muchas empresas tienen una importante brecha entre el desempeño logrado y el óptimo, lo cual limita los alcances en materia de productividad.

Los diversos niveles de la organización no están haciendo lo que deben. Por ejemplo: quienes deberían estar gestionando la estrategia están administrando los recursos y aquellos que tendrían que estar gestionando los recursos, los están operando.

También al no planear, se termina con muchas urgencias y eso hace que la gente pierda noción de lo importante.

Ante ello se debe tener en cuenta estos puntos:

1. Fijar estándares de desempeño: De entrada, un paso fundamental para mejorar la productividad es fijar estándares de desempeño que sean certeros y medibles, en los que la gente tenga muy claro aquello por lo que tiene que responder. Sin duda, los problemas vienen muchas veces desde la descripción de puestos, que debería de estar escrita en términos de accountability: Más que “debes hacer esto”, “tienes que responder por aquello”.

También en muchos casos sistemas que son subutilizados; programas que podrían tener un alto impacto en productividad, pero que son empleados sólo para ciertas funciones o con pocas de sus aplicaciones. Al quedarse así, obviamente no se obtienen óptimos resultados.

2. Capacitación: Es importante el entrenamiento y la capacitación que brindan las empresas a su personal, rotarlos y la mandarlos a programas de entrenamiento. Pocas empresas hacen eso y en algunos sectores esa visión prácticamente no existe.

Al hablar de productividad ejecutiva hay que entender que no se trata de cuántas horas labora la persona, sino del valor que aporta con su trabajo.

3. Consejos para potenciar el desempeño en tu empresa:

– Define bien los puestos en términos de responsabilidades y no de actividades de un día de trabajo.

– El personal debe asumir sus compromisos al nivel que le corresponda, lo que permitirá que cada quien se dedique a lo que debe en la cadena productiva.

– Debe ver metas muy precisas.

– Desarrolla esquemas de medición de resultados adecuados. Tiene que haber una conexión entre el desempeño de la gente y el de la empresa, puedes relacionar el proceso de desempeño con el proceso de planeación estratégica, para saber a dónde quieres llegar en números, cifras, resultados e impacto. Las métricas deben permitir identificar la efectividad a niveles tácticos y ejecutivos.

4. Elementos para lograr un entorno de efectividad:

-Claridad. Que la gente entienda lo que tiene que hacer y para qué debe hacerlo.

-Fijación de estándares. Que todos los colaboradores sean medidos con la misma vara y que el grupo sepa cuál es el estándar.

-Que la gente asuma su responsabilidad. Accountability.

-Flexibilidad. Que las personas perciban flexibilidad para hacer su trabajo, obviamente en el marco de ciertos límites que permitan tener control sobre los procesos, avances y resultados.

-Que se facilite el trabajo en equipo.

-Reconocimiento. Las consecuencias de un mal desempeño deberían ser contundentes y eso generalmente no sucede, ya que se permite el desempeño mediocre, con lo cual se afectan los desempeños sobresalientes, porque las personas se dan cuenta de que no tiene caso esforzarse.

Para mejorar el desempeño en la empresa se debe tener bien en claros los objetivos, tener bien definidos los perfiles, y se debe transmitir adecuadamente las prioridades y los lineamientos al personal.

Fuente: Alto Nivel.

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *